Saltar al contenido

Interrumpir o ser interrumpido: Superar los desafíos de la transformación digital

Visita Fortune, Bloomberg o la Harvard Business Review y los verás: titulares sobre la transformación digital. No te engañes pensando que es otra palabra de moda, no lo es. La transformación digital es la principal prioridad estratégica para la mitad de los ejecutivos a nivel mundial en 2017.

¿Qué significa exactamente la transformación digital? Ray Wang, analista principal y fundador de la firma Constellation Research Inc. con sede en el Valle del Silicio, define el término como “la metodología en la que las organizaciones transforman y crean nuevos modelos de negocio y cultura con las tecnologías digitales”. Nos sentamos con Ray para discutir cómo los líderes de hoy pueden crear una transformación digital exitosa. Este es el tercer post de una serie de seis partes.

Interrumpir o ser interrumpido: Superar los desafíos de la transformación digital
Interrumpir o ser interrumpido: Superar los desafíos de la transformación digital

No hay otra manera de decirlo: la transformación digital viene con algunos desafíos importantes. Tal vez lo más significativo es que los CIOs y CTOs enfrentan dificultades para manejar todas las partes móviles de sus organizaciones:

– ¿Cómo afecta el cambio de los modelos de negocios digitales a la tecnología y a las personas?

– ¿Cómo ajustamos el plan de marketing para apoyar la transformación (y viceversa)?

– ¿Cómo afecta a la marca y a los clientes actuales?

– ¿Estamos contratando el talento adecuado para apoyar nuestro crecimiento, o nuestros actuales empleados nos frenarán?

Hasta hace poco tiempo, las organizaciones se ocupaban de estos retos añadiendo directores digitales para impulsar la transición a las estrategias y herramientas digitales. En última instancia, esta táctica no será suficiente.

La transformación digital está impactando en el C-suite

A medida que las operaciones analógicas se convierten en negocios digitales de mayor rendimiento mediante la adopción de nuevas tecnologías, la función del director de operaciones digitales está dando paso a líderes de nivel C con conocimientos digitales. Los CMO deben ser ahora competentes en el apoyo a las marcas digitales y en el uso de nuevas y poderosas herramientas y plataformas de nube. Los CIOs deben contratar, liderar y apoyar a equipos que sean lo suficientemente ágiles para apoyar los modelos de negocio emergentes. Incluso los líderes de recursos humanos deben adoptar sus habilidades para atraer y contratar artesanos digitales que no sólo apoyen las arquitecturas existentes, sino que también puedan innovar con las nuevas herramientas y prácticas desarrolladas. Los días en que los líderes empresariales dejaban la estrategia digital en manos de la CDO han terminado.

Dudar perjudica tu negocio

Pero no todas las organizaciones están listas para hacer su propia transformación digital. Es la naturaleza humana la que evita el cambio, especialmente las interrupciones que son dolorosas para aquellos que no pueden adaptarse. Algunos líderes empresariales ven que sus negocios analógicos actuales siguen creciendo y argumentan: “¿Por qué arreglar algo que no está roto?” Prefieren esperar hasta que se desarrollen problemas reales antes de invertir en cambios tecnológicos.

Las organizaciones más pequeñas también pueden objetar el avance de la transformación digital debido al costo. Una verdadera transformación puede requerir una inversión significativa en todo, desde nuevas interfaces y experiencias con los clientes hasta sistemas de apoyo que soporten funciones como las finanzas o las ventas. Así pues, se frenan, permitiendo que los competidores aprovechen las oportunidades, esperando (quizás en vano) que puedan ponerse al día cuando la tecnología sea más asequible.

Otro desafío surge de las culturas organizativas inflexibles que dependen de tecnologías anticuadas simplemente porque “así es como siempre hemos hecho las cosas”. Estas empresas están esposadas por viejos sistemas y políticas que impiden a los empleados hacer lo mejor. Un ejemplo de esta deuda técnica son los programas de aprendizaje que han sido impulsados por el cumplimiento de la normativa y la lenta actualización de las habilidades de los empleados a medida que se adoptan las normas. Los líderes del mañana deben abordar estos desafíos de frente, adoptando estrategias que vayan más allá del cumplimiento para centrarse en la innovación.

Con el tiempo, estos rezagados de la tecnología verán que tanto los clientes como los empleados optan por mejores oportunidades para interactuar con competidores de rápido movimiento que están desbaratando negocios más antiguos y estables y creando experiencias innovadoras para los clientes. Incluso las empresas disruptivas como Netflix y Facebook están constantemente en busca de nuevas formas de actualizar y perturbar sus propios negocios. Saben que eventualmente alguien lo hará – ¿por qué no asegurarse de que esa persona esté dentro de la empresa cuando pueda crear la próxima gran cosa para que la organización se beneficie?

Ganar velocidad a través de las habilidades

No es sólo la tecnología. Una transformación exitosa requiere tanto de las herramientas como del talento para hacerla realidad. Las personas que dirigen su transformación son tan críticas como las estrategias y la tecnología que lo hacen posible. Y mientras muchas organizaciones invierten en la capacitación de su personal, el ritmo del cambio tecnológico se acelera tan rápidamente que gran parte de la capacitación queda obsoleta tan pronto como se entrega. Las transformaciones digitales efectivas requieren una inversión continua en personal y capacitación que, hasta hace poco, sólo unas pocas organizaciones podían permitirse.

Los CIOs y CTOs de hoy en día tienen la oportunidad de acelerar la transformación digital de su organización mediante la adopción y promoción de nuevas herramientas diseñadas para ayudar a los empleados a aprender sobre la marcha – mejorando la alfabetización digital y adquiriendo nuevas habilidades exactamente cuando se necesitan para la innovación, no meses o años más tarde, cuando las habilidades deben ser llevadas a la conformidad para apoyar la tecnología de envejecimiento.

La transformación digital está llegando. ¿Cómo la aceptará?

No es de extrañar que tantos líderes corporativos de hoy en día vean la transformación digital como una parte crítica de su estrategia para el futuro. Y por qué tantos líderes de nivel C se están convirtiendo en estrategas digitales, cooptando el papel que juegan los CDOs de hoy en día.

Al adoptar y aplicar la transformación digital como medio y no como fin, estos líderes están cambiando sus organizaciones de sistemas analógicos lentos a empresas innovadoras y ágiles equipadas para competir en el futuro. Y los cambios que permiten en los próximos dos años sin duda reforzarán la creciente brecha entre las empresas innovadoras y de rápido movimiento y los rezagados digitales en peligro de quedarse atrás para siempre.

Escuche más consejos de Ray Wang sobre cómo navegar con éxito la transformación digital en YouTube.

Fuente: Forbes Insights