Saltar al contenido

Herramientas para principiantes para la enseñanza a distancia y la instrucción virtual

Conseguir la configuración perfecta del hardware es un objetivo noble, pero no todos los presupuestos (y necesidades) se crean igual, especialmente cuando se trata de configurar rápidamente. Lo bueno es que, si sabes Empecemos con lo básico.

En el fondo, esto es lo que realmente necesitas:

Herramientas para principiantes para la enseñanza a distancia y la instrucción virtual
Herramientas para principiantes para la enseñanza a distancia y la instrucción virtual
  • Una computadora u otro dispositivo de computación
  • Una conexión a Internet fiable y estable como sea posible
  • Un micrófono, auriculares y cámara

El primer elemento que necesitas es un dispositivo informático como un portátil, que suele venir con casi todo lo que necesitas para la configuración del mando a distancia. Si no tienes un ordenador, no te estreses. Puede que no te des cuenta, pero tu teléfono móvil habilitado para la web es bastante capaz de transmitir contenido en vivo y, en general, proporcionar lo que necesitas para crear tu material y enseñar/entrenar a distancia. Un trípode de mesa opcional ayuda a la difusión de vídeo en directo, pero todas las funciones básicas de creación de aprendizaje virtual -vídeo en directo, grabación, audio, chat (para preguntas y respuestas en directo), edición y publicación- pueden realizarse desde su teléfono y las aplicaciones disponibles.

Lo segundo que necesitas es una buena conexión a Internet. Probablemente parezca un hecho, pero también es lo primero que das por sentado. Una Internet lenta puede ser desde ligeramente molesta hasta frustrante cuando todo lo que necesitas es navegar, hacer streaming, podcasts y redes sociales. Pero el constante almacenamiento intermedio y el retardo pueden secuestrar todos los intentos de crear contenido efectivo para tu audiencia, especialmente si estás transmitiendo en vivo.

A continuación, micrófono y cámara. La mayoría de los portátiles vienen equipados con una cámara, altavoces y un micrófono que son más que suficientes para empezar. Sin embargo, un consejo: si dependes de un audio de alta calidad (es decir, quieres publicar versiones limpias y editadas de las instrucciones en vivo en una plataforma como YouTube), el micrófono incorporado en el portátil puede no ser la mejor solución, ya que puede captar el ruido externo y crear eco.

Para resolver esto, puedes conseguir un auricular con un pequeño micrófono que se coloca más cerca de tu boca para mitigar el eco de la habitación. Puedes encontrar unos muy básicos por unos 10 o 20 dólares. Si el presupuesto es ajustado, considera usar el micrófono incorporado en los auriculares que usas para escuchar música.

Si quieres ir un paso más allá, el micrófono Bola de Nieve Azul es probablemente uno de los mejores micrófonos “bang-for-your-buck” que existen, con un precio de unos 50 dólares. Si el buen audio es la parte más importante de tu configuración de A/V, podrías considerar invertir en un micrófono de transmisión Rode Podcaster, pero eso sería una exageración para la mayoría de las personas que sólo buscan ponerse en marcha.

La pieza final de la creación de contenido de calidad es un lugar razonablemente tranquilo con una iluminación adecuada. El objetivo es que no parezca que eres parte del programa de protección de testigos o que no suenes como si estuvieras en medio de un concierto de rock. Juega con las ubicaciones en tu espacio vital para encontrar las más tranquilas, y establece límites para evitar interrupciones que podrían estropear tu audio. Para la iluminación, colóquese cerca de ventanas con luz solar indirecta para aprovechar la iluminación libre, o incline las lámparas direccionales hacia arriba para dispersar la luz y evitar que se apague la imagen.

Ahí lo tienes: un “paquete de inicio” de A/V. Es la base de lo que necesitas para ponerte en marcha. Si buscas el “paquete de lujo”, puedes buscar conseguir un trípode de tamaño completo, una cámara DSLR con reconocimiento facial, un kit de iluminación, múltiples fondos o pantallas verdes para fondos digitales, un micrófono de solapa o de escopeta, un teleprompter y muchos más artilugios para crear el llamado estudio profesional “perfecto”.

¿Mi consejo? No te preocupes por todo eso. El mejor equipo que tienes para hacer el contenido hoy es el equipo que tienes a mano. Es muy fácil obsesionarse con la obtención de los mejores equipos que se siguen comprando y nunca se llega al paso de crear lo que se quería crear en primer lugar.